¡Bienvenidos!

sin lactosa

Hace algo más de un mes me diagnosticaron intolerancia a la lactosa y desde ese momento no he dejado de pensar en todas esas cosas que tenía que dejar de comer, hasta que ,un día, una voz en mi cabeza dijo… ¡eh, vivir sin lactosa también puede ser la leche!

Los comienzos suelen ser difíciles y en este caso no podía ser menos. Al principio me costó aceptarlo y pensaba que no era cierto y se estaban equivocando conmigo, pero el tiempo y algún fatídico plato de queso después, dieron la razón a mi médico.

Durante el primer mes, me gusta llamarlo “de adaptación”, mi alimentación se basaba en todos esos productos que se apellidan “sin lactosa”, dejé de comer algunas comidas que antes me encantaban y comencé a aburrirme y a lamentar el día en que me quitaron mis queridas croquetas.

Así que, una mañana me levanté y acepté que mi vida no podía cambiar porque mi intestino delgado no contase con suficientes enzimas para romper la lactosa que ingería y que tenía que hacer todo lo posible para encontrar la manera de seguir siendo la leche, viviendo sin lactosa.

Mediante este espacio quiero compartir mi experiencia con la intolerancia a la lactosa, ya que aún la estoy descubriendo, y todas esas recetas y truquillos para que vosotros, al igual que yo, podáis disfrutar de una alimentación completa, variada y sobretodo, sin privaros de nada.

Muchas gracias por seguirme.

Published by

Deja un comentario